SAN CLEMENTE - Una ballena Minke Enana que se encontraba varada en Punta Rasa, San Clemente del Tuyú, pudo ser rescatada y regresada al océano gracias al trabajo de un grupo de rescatistas de la Fundación Mundo Marino y Prefectura Naval Argentina.

Sergio Rodríguez Heredia, biólogo y jefe del Centro de Rescate y Rehabilitación de la Fundación Mundo Marino, explicó el procedimiento que se aplica en estos casos: "Como a cualquier otro cetáceo se lo endereza para que sus espiráculos no queden debajo del agua y así evitar su ahogamiento. En este caso intentamos reflotarlo con técnicas de balanceo y le aplicamos masajes para que pierda el calambre".

"En el caso que el animal no respondiera al operativo se puede evaluar llevarlo a un centro de rehabilitación. Pero en este caso, el animal respondió satisfactoriamente y pudo volver al mar", agregó Rodríguez Heredia.

Durante el varamiento se procedió a realizar estudios para ver las condiciones del animal. "Los resultados de los análisis de sangre mostraron un cuadro de deshidratación y de infección severa", explicó Juan Pablo Loureiro, médico veterinario y director técnico de la Fundación Mundo Marino, en la página oficial de dicha fundación. "Habrá que estar expectante por si vuelve a aparecer. En estos casos siempre la prioridad es darle una nueva oportunidad", agregó.

Respecto a las causas del varamiento, según Rodríguez Heredia "es difícil determinarlas con precisión. En este caso pareciera estar relacionada a una enfermedad o a un cuadro agudo, dado los resultados que arrojaron los análisis de sangre. Pero también pueden varar por acercarse a la costa en búsqueda de alimento o verse sorprendidos por la bajamar".

Una vecina del lugar, Karina Pascuali, junto a su marido y su hijo avisaron inmediatamente al personal responsable cuando vieron al animal en problemas en la costa. El aviso fue fundamental para que los rescatistas actúen con celeridad, que es un elemento importante para este tipo de situaciones.

La ballena Minke Enana

La ballena Minke Enana es llamada así porque tiene un menor tamaño que el resto de las ballenas. Su área de distribución es el Hemisferio Sur y es considerada una subespecie no descrita de la que habita en el hemisferio norte -Balaenoptera acutorostrata- y se diferencia de la ballena Minke antártica (Balaenoptera bonaerensis) por presentar una banda blanca en su aleta pectoral. Estos cetáceos, cuya dieta principal se constituye de peces y crustáceos, especialmente el krill, suelen formar grupos poco numerosos y lazos de poca duración.

Fuente: La Nación