CAPITAL FEDERAL - Nayib Bukele tiene 38 años y hace un mes que fue padre. Es justamente eso lo que destaca en la descripción de su biografía en los perfiles de sus redes sociales, no el hecho de que asumió a la presidencia de El Salvador hace tres meses. La diferencia generacional entre Bukele y el resto de los presidentes del mundo se hizo más evidente cuando, en la mitad del discurso que estaba brindando en su primera vez en la Asamblea General de la ONU, tomó su celular y se sacó una selfie, que inmediatamente publicó en sus redes.

Bukele es conocido por el uso frecuente de las redes sociales, de hecho se lo conoce por presentar un discurso creativo y que rompe con los protocolos de las anteriores administraciones en ese país.

Aunque parecía un gesto natural, ya que sacó su celular, sonrió y capturó el momento; no fue así. El presidente “millennial”, como algunos lo llaman, usó la fotografía para subirla a su cuenta oficial de Twitter y denunciar el formato “obsoleto” de la asamblea.

Frente a la audiencia de diplomáticos del mundo argumentó que serán muchas más las personas que verán la publicación, que las escucharán los discursos del encuentro. Junto a la instantánea publicó: “Espero que haya salido bien”.

 

Nayib Bukele on Twitter

 

Pero el mandatario salvadoreño fue por más en sus palabras en la ONU. Pidió cambios para que las asambleas sigan teniendo convocatoria. “Sino cada año será menor", dijo sobre la asistencia y comparó al impacto de los discursos con los de un influencer. "Todos los discursos durante toda esta semana tienen menos impacto que el de un youtuber famoso", advirtió, y propuso que los encuentros propongan inclusión y se actualicen con los nuevos formatos que permiten la participación masiva.

Fuente: Los Andes