CAPITAL FEDERAL - En las cárceles de todo el país también se votó el pasado domigno en las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias, y allí el triunfo del Frente de Todos fue arrasador: de los 13.826 presos que emitieron su voto, la lista encabezada por Alberto Fernández y Cristina Kirchner obtuvo 10.329 sufragios (74,7%) frente a tan solo 1058 de Juntos por el Cambio, de Mauricio Macri y Miguel Pichetto (un 7,65%).

Según datos suministrados por la Justicia Electoral, el restante 17, 65% se repartió de la siguiente manera: en tercer lugar se ubicó el Movimiento al Socialismo, con 761 sufragios, mientras que en el cuarto puesto lo ocupó el voto en blanco, con 433 sufragios; en el quinto lugar se ubicó Consenso Federal, de Roberto Lavagna, con 308 votos, menciona La Nación.

Un dato a tener en cuenta es que sólo votó el 24% de los presos que estaban en condiciones de hacerlo, ya que el Registro de Electores Privados de Libertad comprende un total de 57.672 personas habilitadas en 301 unidades penitenciarias en todo el país. Buena parte de estos electores, 27.037 en total, están concentrados en las 57 unidades penitenciarias de la provincia de Buenos Aires.

Vale aclarar que no todos los presos pueden votar, sino sólo aquellos procesados sin condena firme. Pueden hacerlo sólo para cargos nacionales (presidente, vicepresidente y legisladores nacionales) y para ellos se les suministra una boleta única.

En este universo de votantes figuran varios exfuncionarios del gobierno kirchnerista, entre ellos el ex vicepresidente Amado Boudou; el exministro de Planificación Julio de Vido -quien se postulaba como precandidato a diputado nacional por Dignidad Popular, pero no superó el umbral del 1,5% de las primarias- y los secretarios Ricardo Jaime, Juan Pablo Schiavi y Roberto Baratta. En la misma condición están detenidos los empresarios Lázaro Báez, Fabián De Souza y Cristóbal López y el dirigente del partido Miles, Luis D'Elía.

Según explicaron fuentes de la Justicia Electoral a La Nación, esta baja participación electoral de los presos ha sido recurrente en las últimas elecciones. Por ejemplo, según informaron en el Servicio Penitenciario Bonerense, en las elecciones legislativas de 2017 fueron habilitados 15.744 internos de las cárceles bonaerenses y votaron 3538. Es decir, un 23%. Esto obedece a diversos factores, entre ellos, a que muchos de los detenidos no cuentan con su DNI en las cárceles ya que, si bien están documentados, prefieren dejarlos en poder de sus familiares. También se explica por la alta tasa de recambio de la población carcelaria, indicaron fuentes judiciales.

Fuente: La Nación