RÍO GALLEGOS (ADNSUR) - Esperanza, lucha, perseverancia y un mensaje para concientizar sobre la importancia de la donación de órganos​. Todo eso hay detrás de la historia de Nadia Cid, una joven de 25 años de Río Gallegos que recibió un trasplante bipulmonar el 3 de diciembre del año pasado. Ahora, a menos de dos meses de la intervención, pudo volver a trotar levemente. No es un dato menor: llevaba años sin poder hacerlo, por un grave problema que no le permitía respirar.

"Es volver a vivir", dice la joven, que ya empieza a hacer planes para una nueva vida.

Este martes marcó un hito en la recuperación de Nadia: pudo hacer ejercicio por primera vez desde que le detectaron la hipertensión pulmonar que derivó en su trasplante. Desde entonces pasaron 6 años y medio. Aún se encuentra en Buenos Aires y a la espera de algunos estudios que, si salen bien, le permitirán retornar a Río Gallegos.

adia volvió a trotar en poco tiempo tras un trasplante bipulmonar. Foto: La Opinión Australadia volvió a trotar en poco tiempo tras un trasplante bipulmonar. Foto: La Opinión Austral
adia volvió a trotar en poco tiempo tras un trasplante bipulmonar. Foto: La Opinión Austral

Nadia Cid fue trasplantada el 3 diciembre en la Fundación Favaloro, luego de dar con un donante apto de pulmones. En ese lapso, la recuperación se fue dando de manera rápida, y ahora está encarando los últimos estudios que determinarán cuándo vuelve a su ciudad.

La joven fue detectada con hipertensión pulmonar en julio del 2013. En aquel momento, Nadia se agitaba cuando subía escaleras y caminar ya era toda una odisea. Para entonces, trotar se había convertido en algo físicamente imposible para ella.

Tras la exitosa operación en diciembre, finalmente pudo volver a sentir lo que era correr. Contó cómo se encuentra y las sensaciones que tuvo. “Hace casi seis años y medio que no corría. En una cuadra tenía que parar ocho veces, así que después de estos años pude volver a trotar. Fue re lindo, es volver a vivir, es muy loco no poder hacer nada y de un día para el otro poder hacer todo”.

Agregó: “No me cansé, sino que me dolía la operación porque no cumplí los dos meses del trasplante, me molestó un poquito eso, pero no sentí cansancio”, dijo en diálogo con La Opinión Austral.

“Me queda hacerme la biopsia y un eco doppler, estiman, ya me hice el test de caminata y espirometría”, detalló la joven. Sobre su vuelta a la ciudad, indicó que no tiene definida la fecha, pero que hay algunas tentativas: “A fines de febrero suponemos, todos me preguntan lo mismo porque piensan que vuelvo ahora, hasta el 27 de febrero tengo rehabilitación, así que estimamos que la vuelta será a principios de marzo”.