CAPITAL FEDERAL - Los gremios que agrupan a los pilotos de Aerolíneas Argentinas (APLA) y Austral (UALA), ratificaron un paro de 48 horas para el próximo fin de semana. Lo hicieron pese a que están convocados para este jueves a una audiencia en la Secretaría de Trabajo de la Nación, encuentro del que podría surgir una conciliación obligatoria.

Según informaron fuentes de APLA a la agencia de noticias Télam, la reunión fue pautada con los titulares de ambos gremios y con autoridades de Aerolíneas Argentinas para las 11.30. Y aunque los gremios concurrirían, es muy probable que no acaten una conciliación obligatoria. Por lo que lo único que podría dejar sin efecto la huelga sería el otorgamiento del aumento salarial que reclaman.

Desde la aerolínea estatal señalaron a Clarín que hasta que la medida de fuerza de los pilotos no esté confirmada los vuelos no serán cancelados. Y que recién después de que cada vuelo se cancele, los pasajeros podrán cambiar su fecha o su destino de viaje sin costo. Bajo la política de contingencias que aplica la aerolínea del Estado en casos de huelgas, es habitual que además los pasajeros cuenten con la opción de no viajar y solicitar la devolución del importe que hayan pagado por su pasaje.

Las condiciones especiales para reprogramar vuelos o solicitar la devolución del dinero se disparan cuando los vuelos fueron puestos en condición de "cancelados" en los sistemas informáticos de la empresa. Y el momento de hacerlo lo deciden las autoridades de la empresa en función de diferentes factores, entre los que no están excluidos los políticos.

Ante una medida de fuerza anunciada con tiempo por los trabajadores de la empresa, la aerolínea puede decidir cancelar los vuelos con varios días de anticipación y así ampliar el rango de maniobra de los pasajeros, ya que les da más tiempo para reprogramar sus viajes. Esta vez, sin embargo, los vuelos no se cancelarían hasta este jueves y es posible que recién los den por cancelados recién el viernes, apenas horas antes de que comience la medida de fuerza, que se da casi como un hecho.

Este lunes fueron cancelados 105 vuelos de las compañías Aerolíneas Argentinas y Austral —de un total de 340 programados— que operan en el Aeroparque Jorge Newbery y en Ezeiza, por asambleas de los trabajadores que se sumaron a las tormentas que dificultaron el normal funcionamiento del transporte aéreo.