SANTA CRUZ (ADNSUR) - La campaña está dirigida a la gobernadora de Santa Cruz, Alicia Kirchner, y al secretario de Ambiente de la Nación, Sergio Bergman, a quienes se les solicita que intercedan para que se suspenda la matanza de guanacos en Santa Cruz bajo el uso sustentable de la especie impulsada por el Consejo Agrario Provincial.

"Pedimos que se suspenda la matanza de guanacos en Santa Cruz bajo el supuesto uso sustentable de la especie", señalan.

La movida tiene como meta llegar a las 7 mil firmas. Y en sus fundamentos, indican que se busca es promover un cambio en estas prácticas ganaderas, que datan de octubre de 2017 cuando el entonces Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable nacional emitió una resolución de excepción autorizando la comercialización de productos provenientes de la matanza de seis mil guanacos en el marco de un proyecto piloto.

Con esta resolución –alegan- se autorizó aprovechar carne y cuero, además de la fibra de animales muertos, todos productos cuya comercialización no está permitida por el Plan Nacional de Manejo del Guanaco vigente (PNMG).

“Basta de matar guanacos en Santa Cruz”,indica la movida que impulsaron a través de la plataforma de HagamosEco, y que es impulsada y promovida por Greenpeace, indicó Tiempo Sur.

Ante esto reclaman que se generen políticas que permitan que la ganadería pueda coexistir con la fauna silvestre nativa: “El conflicto entre esta especie emblemática de la Patagonia y la ganadería ovina se ha recrudecido en los últimos años. Algunos sectores ganaderos argumentan que la baja rentabilidad de la actividad en sus campos es consecuencia de que el guanaco le come el alimento a la oveja, reflejado en numerosas notas periodísticas recientes”, rememoran.

Los impulsores de la movida afirman “en lugar de promover un cambio en estas prácticas, el proyecto piloto se diseñó y ejecutó durante 2018 sin realizar una evaluación de impacto ambiental, sin una fiscalización exhaustiva en todos los aspectos involucrados y sin tener en cuenta los numerosos reparos indicados por la UICN, reconocidas ONG y especialistas en la materia y sin permitir su participación activa en calidad de veedores técnicos independientes ante un proyecto de ese impacto y magnitud sobre una especie de la fauna silvestre”.

En este contexto, manifestaron que el guanaco en la Patagonia estuvo en peligro en un pasado no muy lejano debido a la caza indiscriminada sumada a la implementación de políticas públicas carentes de fundamento técnico y orientadas a responder a las percepciones del sector ganadero, motivo por el cual “pedimos a la sociedad que se comprometa para que esto no vuelva a suceder”.