CAPITAL FEDERAL (ADNSUR) - El gobierno de la Ciudad de Buenos Aires presentó este miércoles un proyecto que sanciona los actos discriminatorios y de hostigamiento contra el personal de las áreas de la Salud, la Seguridad y la Justicia que trabajan en contacto con pacientes con coronavirus.

La iniciativa surge luego de que médicos, enfermeros, policías y otros trabajadores esenciales fueran agredidos por vecinos, que sostenían que podían contagiarlos de COVID-19.

"La discriminación que sufre personal de la salud, policial y judicial, en razón de estar en contacto con pacientes infectados del mencionado virus, injuria gravemente su dignidad y evidencia la falta de solidaridad ciudadana por parte de quienes, en lugar de reconocer la grandeza con la que aquellos enfrentan esta dura realidad, los ofenden y aíslan socialmente por esa mera circunstancia", dice el proyecto que entró en debate en la Legislatura.

En las últimas semanas se dieron a conocer diversos casos en los que médicos, farmacéuticos y enfermeras fueron discriminados por sus vecinos. Entre ellos hubo quienes se encontraron con carteles en los que les pedían que se fueran de los edificios en donde viven por miedo a que estuvieran infectados. En tanto, otros recibieron todo tipo de insultos e incluso amenazas.

Ante las mencionadas situaciones, el proyecto del Gobierno porteño propone aplicar multas de hasta $17.000 o penas de hasta diez días de trabajo de utilidad pública a quien discrimine a personas que hayan "tomado contacto durante el desempeño de su función laboral con personas infectadas o casos denominados sospechosos de alguna enfermedad infecto contagiosa, o por cualquier otra circunstancia que implique exclusión, restricción o menoscabo a la inclusión".

Para hacerlo, buscan modificar el actual Código, que penaliza la discriminación por razones de raza, etnia, género, orientación sexual, edad, religión, ideología, opinión, nacionalidad, caracteres físicos, condición psicofísica, social y económica.

Además, impulsa que los mencionados casos también sean considerados como agravantes a las contravenciones que castigan las conductas de hostigamiento, maltrato e intimidación.