COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) – “Entiendo el paro docente, pero también es entendible que los chicos tienen que acudir a la escuela porque las clases no se recuperan más”, dice Rosana al ser consultada por su posición respecto al conflicto educativo que reclama en contra del pago escalonado de sueldos que mantiene el Gobierno provincial.

Ella es la madre de uno de los 6 alumnos de Rada Tilly que en las últimas dos semanas comenzaron a asistir a una maestra particular para continuar con su ciclo lectivo. Rosana asegura que confía en la educación pública, por esa razón la elige antes que el privado. Sin embargo, quiere que su hijo tenga clases ya que se encuentra en una etapa fundamental de su educación: el primer grado. 

“Queremos que por lo menos los chicos no pierdan la continuidad de hacer tareas, hacer actividades escolares. Lo que se perdió no lo vamos a recuperar y ellos están aprendiendo a leer y a escribir, así que está complicado”, lamentó.

Por el momento los chicos, alumnos de la escuela 12 y 217 de la villa balnearia asisten a la maestra particular los días que no tienen clases. La docente les cobra 350 por cada una de las dos horas que van. Y para que se haga más liviana la tarea, ya que prácticamente la casa elegida se convierte en una pequeña aula, las madres se turnan para recibir a los chicos. 

Rosana asegura que los chicos están contentos. “A ellos les gusta pero todos los días preguntan si hoy van a tener clases, si van a ir a la escuela”, indicó, preocupada porque el conflicto se extienda en el tiempo.

En su caso es una de las mujeres que esta tarde acudirá a la marcha de antorchas que docentes organizaron en el Centro de Comodoro Rivadavia. Es que como dijo al principio elije la educación pública ante la privada. “Económicamente podríamos hacerlo pero tenemos a otro nene en quinto grado y no queremos cambiarlo de grupo. A una compañerita de mi nena si la cambiaron a un privado, pero nosotros estamos contentos con la escuela y no queremos ir a un privado. Apuesto por la escuela pública y quiero que mi hijo vaya a la pública”, sentenció.

DESILUSIONADA POR LA ESCUELA PÚBLICA

Lucía tiene la misma postura que Rosana. Junto a su marido eligieron la escuela pública antes que la privada para continuar con el mismo tipo de educación que ellos recibieron. Sin embargo, al igual que la otra madre, no está nada contenta con lo que está sucediendo y cómo afecta a su hijo, que asiste a la escuela 12.

“Son nenes que recién inician, uno trata de enseñarles que sean responsables pero desde que empezaron que están con paro”, lamentó. 

Lucía cuenta que ella y su marido fueron a la misma escuela pero nunca les “pasó esto”. Por eso está desilusionada. 

“La verdad que como madre estoy desilusionada. Aposté a la escuela pública donde yo fui, pensé que iba a ser otra cosa y la maestra particular fue lo único que nos quedó. Él va contento porque por lo menos ve a sus amigos y le está agarrando la mano a escribir y leer, y la maestra les da un recreo, pero está triste también porque no ve a sus compañeros”.

Lucía asegura que junto a su marido pensaron en la posibilidad de cambiar a su hijo a una escuela privada. Sin embargo, por el momento se niegan a esa opción. “Yo quiero apostar a lo público. Es adonde yo fui y mi marido igual. Entendemos la postura de las maestras y las apoyamos porque sabemos que toda persona que trabaja trata de hacer algo que les guste y por un sueldo. Y ellos no sólo que lo cobran escalonado sino que también le descuentan 1800 pesos por día no trabajando”. 

“La verdad, yo pensaba que con este gobierno iba a cambiar un poco el tema de la educación, pero evidentemente no. Habría que ver si los diputados o el gobernador cobra escalonado. La verdad me preocupa lo que está pasando”, sentenció, esperando que pronto haya una solución.