CAPITAL FEDERAL (ADNSUR) - La Secretaría de Trabajo convocó a los representantes de las organizaciones gremiales Asociación Pilotos de Líneas Aéreas (APLA) y Unión de Aviadores de Líneas Aéreas (UALA) a participar de una audiencia el próximo jueves para "trabajar sobre el conflicto existente" entre los trabajadores representados por estos gremios y las empresas Austral y Aerolíneas Argentinas.

Según fuentes del organismo, en caso de que las partes no alcancen un acuerdo respecto a los temas planteados, y con el objetivo de asegurar el normal desarrollo de los vuelos durante el fin de semana, la cartera laboral "dictaría la conciliación la obligatoria", dejando sin efecto las medidas de fuerza anunciadas.

El presidente de Aerolíneas Argentinas, Luis Malvido, había anunciado que la empresa solicitará la conciliación obligatoria ante el paro de pilotos anunciado para el próximo fin de semana.

“Los gremios que reúnen a los pilotos de Aerolíneas Argentinas y Austral, APLA y UALA, anunciaron un paro de 48 horas para los días sábado 5 y domingo 6. Fue luego de que ayer (lunes) ambos sindicatos realizaran asambleas durante 7 horas, entre las 12 y las 19, provocando la cancelación de 105 vuelos, lo que afectó a 10.600 pasajeros”, apuntó en un comunicado.

“Lo de ayer fue una sorpresa que nos tomó con los pasajeros en el aeropuerto y dejó un saldo de más de cien vuelos cancelados y diez mil usuarios afectados, es una situación grave. La buena noticia que puedo dar a todos nuestros clientes es que hoy mismo pediremos la conciliación obligatoria para que el fin de semana no haya paro", detalló Malvido.

"No puede ser que, por una discusión de este tipo, en un contexto complejo para todo el mundo, dejemos a los argentinos sin volar", añadió el titular de la aerolínea de bandera, para quien "es difícil de entender que digan que estamos destruyendo Aerolíneas Argentinas, cuando nosotros crecemos año a año".

Indicó que “desde 2015, la empresa incrementó un 40% la cantidad de pasajeros de cabotaje, cuando todo el mercado creció un 66%. Dos de cada tres nuevos pasajeros que sumó el mercado aéreo eligieron Aerolíneas”.

En el comunicado, Aerolíneas reiteró que durante el período paritario 2019/2020, que arrancó el 1 de octubre pasado y terminó el lunes, la empresa “pagó a sus empleados un bono de entre 5.000 y 30.000 pesos en diciembre último, un ajuste de salarios del 10,2% en enero, un 4,1% en marzo, un 15,2% en abril y un bono de $ 5.000 para los sueldos menores a $ 100.000 en setiembre”.

Aclaró que “la empresa mantiene el diálogo abierto con los gremios para discutir el marco salarial”.

"El año se complicó a partir de la devaluación que hubo después de las elecciones de agosto, por eso no hemos hecho una oferta de incremento sobre lo que ya habían cobrado este año, que era importante", sostuvo Malvido.

El sindicato de UALA había realizado ya una asamblea el 24 de setiembre con cancelación de 12 vuelos que afectaron a 1.000 pasajeros y, en lo que va del año, Aerolíneas ha enfrentado 14 medidas de fuerza, que afectaron a más de 160.000 pasajeros.

"Muchos pilotos viajan una cantidad enorme de horas y otros deciden quedarse apoyados sobre sus privilegios ", señaló Malvido, quien detalló que “desde la estatización de la empresa a 2015, el Estado aportó US$ 5.000 millones a la empresa para solventar el déficit, a un promedio de US$ 678 millones anuales. En 2016 fueron 350 millones, y US$ 200 millones en 2017 y 2018. Este esa suma sería algo mayor por el impacto de la devaluación y la fuerte suba del petróleo, además de los vencimientos de la deuda contraída una década atrás para la compra de los aviones Embraer”.