CAPITAL FEDERAL (ADNSUR) - Luego de la dura derrota en las primarias del 11 de agosto, el presidente Mauricio Macri y la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, volvieron a mostrarse juntos durante un acto en Florencio Varela este miércoles para inaugurar el Metrobús. 

 

El presidente Macri encabezó la inauguración del Metrobus de Florencio Varela

Antes de enfocarse en los detalles de la obra, tanto Macri como Vidal se refirieron al derrumbe de un andamio en la construcción de la nueva terminal del Aeropuerto de Ezeiza, en el que un capataz murió y otro pelea por su vida. “Quiero hacerle llegar mi abrazo y condolencias a las familias”, señaló la funcionaria.

“Comenzamos por lo que era urgente. No podía esperar la seguridad, sacar los narcos, no podían esperar las guardias de los hospitales, eso era urgente. Ahora viene lo importante, que es el desarrollo, crecer, el trabajo”, añadió Vidal, según declaraciones publicadas por Radio Mitre.

Por su parte, Macri se mostró optimista de cara a las elecciones de octubre y les pidió a los argentinos “seguir trabajando” para poder revertir el resultado de las PASO. “Para construir el país que queremos tenemos que seguir cambiando. La realidad es lo que hay que cambiar. No da lo mismo hacer las cosas de base que necesitamos para progresar que no hacerlas. Sigo con todas las ganas y la energía para construir esa Argentina que todos nos merecemos”, expresó en un primer tramo de su discurso.

 “Esto es una muestra de lo que podemos hacer juntos, yo creo en ustedes, y les pido que crean, que no se resignen nunca más. Sí se puede. El 10 de diciembre tiene que encontrarnos trabajando juntos”, añadió. 

La mandataria bonaerense había dado muestras de independencia tras la derrota en las primarias. Sin embargo, tras la reunión que la gobernadora mantuvo con Marcos Peña, y su mano derecha, Federico Salvai, aceptó volver a compartir un acto con el Jefe de Estado. 

De todos modos Vidal no participará de la “marcha para ganar” convocada por Macri para el próximo sábado en Belgrano, como parte de una seguidilla de caravanas en 10 ciudades del país con el slogan “Sí, se puede”, con las que busca engrosar el caudal de votos y achicar la diferencia con el kirchnerismo.

La última vez que el Presidente y la gobernadora se mostraron en un acto público había sido el 3 de agosto en La Rural.