MÉXICO (ADNSUR) - El expresidente de Bolivia, Evo Morales, participó de una entrevista con la agencia de noticias Reuters en donde contó que Estados Unidos le ofreció un avión para irse del país hacia donde quisiera. “Yo estaba seguro que era para llevarme a Guantánamo”, agregó ironizando entre risas.

“Estados Unidos había llamado al canciller para mandar un avión y llevarnos dónde nosotros queramos”, afirmó.

En relación a la solución de los conflictos políticos desarrollados en Bolivia dijo que la única salida para pacificar el país era juntar en una reunión a todos los políticos con o sin mediación internacional.

"La mejor forma de pacificar en este momento es una reunión en la que esté Camacho, Meza, Evo, los movimientos sociales y el gobierno de facto", expresó.

Durante la conversación también habló sobre la muerte de los ocho manifestantes en las protestas de Cochabamba y lamentó lo sucedido ya que, según él, abandonó Bolivia para evitar la violencia en las calles. "He cuidado permanentemente que no haya muertos y si renuncié no es por cobarde. No quería que hubiera esta violencia", aclaró el ex presidente boliviano.

También aseguró que no cometió ningún delito electoral porque sólo pidió a las autoridades que cumplieran la ley y sostuvo que todas las acusaciones hacia su persona formaron parte de un plan para debilitarlo y ocupar su puesto, precisó Telefé Noticias.