RAWSON (ADNSUR / Informe Exclusivo) - El discurso de los voceros del gobierno para explicar el resultado de sus candidatos en las primarias desarrolladas este domingo en Chubut, fue que hubo un claro perjuicio de la boleta corta, y que los candidatos del Frente de Todos y de Juntos por el Cambio, que iban adheridos a boletas con candidatos presidenciales, fueron traccionados por la campaña nacional.

Sin embargo, el repaso de los resultados en la categoría diputados nacionales y en las elecciones locales en 14 municipios, dejan entrever que además de esa razón, hubo también un claro retroceso de la imagen del oficialismo respecto a lo ocurrido hace dos meses en las elecciones a gobernador, producto de la dura crisis económica que provocó el regreso del pago escalonado a empleados públicos por la falta de recursos.

Mientras la foto del 9 de junio mostraba a un Mariano Arcioni como el gran ganador, con un resultado que superaba los 121 mil votos, dos meses después debió correrse de la campaña local, casi sin apariciones en las últimas semanas y evitando fotos con sus candidatos. Sumido en un escenario de paralización del Estado, con medidas de fuerza en casi todas las áreas, movilizaciones multitudinarias, acampes y toma de edificios en algunas localidades, con escandalosas renuncias en su gabinete dos días antes de los comicios, la imagen del mandatario sufrió un claro deterioro al tener que sincerar las cuentas con la gente, que el domingo le pasó factura de manera indirecta a la mayoría de sus candidatos.

El caso más evidente es el de Máximo Pérez Catán: el presidente de Chubut Somos Todos encabezaba la lista para el Congreso que era apoyada por Arcioni, la lista “oficial” que incluía a la ministra de Familia, Valeria Saunders. Perdió con claridad la interna contra la lista de Alfredo Béliz, dirigente sindical de los mercantiles que viene del peronismo y que fue apoyado por quienes eran los aliados del gobernador hace dos meses: el vicegobernador electo, Ricardo Sastre; el intendente trelewense, Adrián Maderna, y el Sindicato de Petroleros Privados.

Es decir que el candidato de Arcioni perdió la interna de su propio partido, del cual además es presidente –por lo cual la viuda de Mario Das Neves, Raquel Di Perna, le pide la renuncia a la presidencia del Chusoto- y en este caso, no se puede culpar al arrastre de ninguna boleta nacional. El gobernador salió perdedor en una interna abierta en su propia fuerza, lo que es una muestra de la pérdida de su capital político y quizás de un erróneo armado de las candidaturas de manera inconsulta, basadas en una meritocracia para adentro sin bases en el electorado.

Pero además, el retroceso de Chubut al Frente como fuerza es notorio, ya que se ubicó en un cómodo tercer lugar detrás del justicialismo y el macrismo, con lo cual, de mantenerse estos números en octubre, el partido provincial creado por Das Neves perdería una banca en Diputados frente al PRO. Si el argumento es que ese retroceso en los votos es 100 % atribuible a la campaña nacional, el gobierno estará desperdiciando la oportunidad de hacer una necesaria autocrítica.

DERROTAS MUNICIPALES

Similar panorama se observa en los 14 municipios en los que hubo PASO para intendente, donde Chubut al Frente tuvo buen resultado en 3 -casi asegurando un triunfo y la continuidad en octubre-, mientras que tendrá que batallar mucho contra el PJ en octubre en otros 3, y realmente tuvo malas elecciones en 8 municipios, donde quedó lejos de los primeros lugares.

Entre los electorados más numerosos, en Comodoro Rivadavia, Martín Buzzi no llegó al 9 % quedando en cuarto lugar muy lejos de Juan Pablo Luque y de Ana Clara Romero -del PRO-, en un caso que quizás sea el mejor ejemplo del perjuicio de la boleta corta. Pero en Rawson, en un escenario donde sí hubo mucho corte de boleta, Chubut al Frente fue la tercera fuerza más votada sumando sus cuatro precandidatos, pero entre todos quedaron a 2600 votos de la sumatoria de la UCR y el PRO, que en octubre quedan mejor parados con el candidato Damián Biss.

En el valle también hubo corte de boleta, y mientras en Gaiman, el candidato impulsado por Arcioni, el subsecretario Sergio Ramón, terminó en último lugar entre cinco, lo mismo le ocurrió en 28 de Julio a Mauricio Soto, candidato del partido del gobierno provincial. En ambas localidades valletanas tuvieron buen resultado los precandidatos del radicalismo, Darío James y Adriana Agüero.

En la ciudad de Sarmiento, el candidato de Chubut al Frente que terminó mejor posicionado con apenas 8 % fue Claudio Mosqueira, en el cuarto lugar, frente a los dos candidatos del PJ, que suman el 50 % -también en la ola nacional de Alberto y Crsitina- y tienen un final de bandera verde en el escrutinio definitivo: Sebastián Balochi y Nathalia Rúa.

En Camarones, la actual intendenta Claudia Loyola perdió a manos del justicialista Daniel Currumil, mientras que en El Hoyo, Daniel Cárdenas quedó detrás de dos candidatos del PJ, Pablo Huisman y Carlos Marilak. También ocurrió lo propio en Río Senguer, donde el arcionista Enrique Maraboli perdió con el justicialista Miguel López Gutiérrez

MÍNIMA ALEGRÍA

Ante este panorama de 8 municipios muy complicados, Chubut al Frente tuvo tres triunfos de intendentes oficialistas que más allá del apoyo de Arcioni, tienen capital propio en sus localidades, como el inoxidable Jorge Seitune en Tecka, Ariel Molina en Corcovado, y Rubén Calpanchay en José de San Martín, quienes muy probablemente van a retener sus municipios en octubre.

En tanto el panorama general arroja que habrá una pelea de final abierto en tres municipios en los que quedó el candidato del arcionismo como el más votado de manera individual, pero bastante más atrás respecto al PJ como fuerza más votada: Antonio Reato en Epuyén ganó por una mínima ventaja pero lejos de los 50 puntos de los dos candidatos del PJ, Mariela Aburto y José Millanco. Algo similar ocurrió con Raúl Ibarra en Lago Puelo, quien superó por 4 puntos al justicialista Augusto Sánchez, pero como partido pierde por más de 14 puntos sumando al otro candidato del Frente de Todos. También en Río Mayo se da el escenario en el que Chubut al Frente tiene al candidato más votado, Alejandro Avendaño, pero tiene un final abierto con la fuerza del PJ, que suma los votos de Domingo Sola y de Néstor Biss.

En resumen, el panorama de cara al 27 de octubre de los candidatos de Mariano Arcioni no es para nada auspicio: en el horizonte asoma la pérdida de una banca en el Congreso y derrotas en varios municipios que pasarían a ser manejados por figuras de la oposición. Un escenario impensado hace dos meses, cuando el 9 de junio por la noche, Arcioni festejaba en un hotel comodorense. Una alegría que se esfumó tan rápido como el sueldo de un empleado público.