CAPITAL FEDERAL (ADNSUR) - La corresponsal de la cadena Al Jazeera, Teresa Bo, publicó el momento de la agresión en sus redes sociales. El hecho se sumó a otros similares contra otros periodistas nacionales y extranjeros, y tras una declaración por parte de la nueva ministra de comunicaciones boliviana sobre acusar de “sedición” a “pseudoperiodistas”.

Tras recrudecerse los enfrentamientos entre manifestantes bolivianos y las fuerzas de seguridad y luego de confirmarse cinco muertos pertenecientes a grupos cocaleros que apoyan a Evo Morales, también continuaron las agresiones a periodistas que cubren la crisis en ese país. 

 

Teresa Bo on Twitter

 

El último caso que tomó estado público tuvo como víctima a Teresa Bo, periodista argentina que se desempeña como corresponsal de la cadéna catarí Al Jazeera. Según detalló Infobae, en medio de una cobertura, un policía le tiró gas lacrimógeno en los ojos.

La periodista publicó el momento en sus redes sociales: "Sólo estábamos en la calle reportando lo que pasaba y la policía boliviana responde así", dijo. “Y usted es la policía”, llega a decir Bo antes de recibir la descarga directo en la cara. No obstante, continuó con su cobertura: “La policía me acaba de tirar gas lacrimógeno a propósito. Esto es lo que está sucediendo en el medio de una plaza donde la gente ha estado protestando pacíficamente. Es extremadamente difícil hablar, lo siento mucho”, expresó. 

La agresión a Bo se suma a otros episodios de similar naturaleza que tuvieron como destinatarios a periodistas nacionales y extranjeros, así como una declaración por parte de la nueva ministra de comunicaciones del país andino, quien aseguró que hay “pseudoperiodistas haciendo sedición”. También se dieron ataques contra instalaciones de radios, canales de televisión y diarios locales.

 

Teresa Bo on Twitter

 

Entre los periodistas locales sufrieron agresiones en Bolivia estuvieron el equipo de trabajo que lidera Rolando Graña y cronistas de los canales TN, Telefé y Crónica. Varios de ellos fueron evacuados por oficiales de gendarmería a la embajada argentina en La Paz y el viernes por la tarde llegaron al país.