BUENOS AIRES (ADNSUR) - Un nene de 13 años fue a fijarse si rebasaba el tanque de agua en la terraza de su casa y un vecino de 15 años irrumpió en la vivienda y lo violó. El hecho ocurrió en la localidad de Solano, partido de Quilmes. El acusado fue liberado por ser menor y los vecinos se manifestaron en el barrio para reclamar justicia.

 

 

El suceso ocurrió este martes a la madrugada en una vivienda situada en la avenida San Martín al 882. La madre de la víctima notó que su hijo estaba tardando mucho, escuchó ruidos extraños, subió a la terraza y se encontró con una escena tremenda: su nene estaba siendo abusado en el piso por otro chico que lo mantenía con la boca tapada para que no gritara para pedir ayuda..

Romina, de 32 años, echó al abusador a los gritos, y llevó a su hijo al hospital, donde los estudios determinaron que tenía lesiones en la zona anal. Luego hizo la denuncia en la Comisaría N° 4 de Quilmes.

"Hice la denuncia pero lo largaron a las pocas horas porque es menor. Este pibe es un degenerado que le arruinó la vida a mi hijo. Hablé con otros vecinos y me enteré de que no es la primera vez que hace estas aberraciones. Hace dos meses le hicieron una denuncia por abusar de una nena y por violar a un perro. Estamos muy impresionados; no puede estar libre. Tenemos mucho miedo", agregó la mujer.

Los vecinos del barrio cortaron la avenida San Martín y la calle 882, prendieron fuego cubiertas y escribieron "violín" con pintura blanca en la pared de la casa del acusado. 

Cuestionaron que "los familiares lo cubren. No entienden que es un enfermo que no puede estar en libertad. Nadie está a salvo mientras que este tipo esté caminando por las calles junto a nosotros. No vamos a parar hasta que se haga justicia", concluyeron.