CANADÁ (ADNSUR) – Una madre murió intentando rescatar a su hijo de cinco años de las aguas del río Niágara, donde había sido arrojado por su padre. Luego, el hombre, identificado como Joshawa Brooks, se suicidó tirándose a la corriente. El hecho ocurrió en la localidad canadiense de Fort Erie, donde las autoridades investigan los motivos detrás de la tragedia.

Todo comenzó durante la tarde del pasado viernes, cuando la Policía Regional de Niágara recibió un llamado que alertaba sobre la presencia de tres personas dentro del río. De acuerdo con Niagara This Week, el primero en caer fue el chico, que comenzó a pedir ayuda. Luego, su madre saltó para intentar salvarlo.

Al ver la situación, Bob Steckley, un vecino de la zona, también entró a la corriente y logró alcanzar al nene y llevarlo hasta la orilla, salvándole la vida. Posteriormente, volvió por la mujer, a quien sacó del agua inconsciente y comenzó a practicarle maniobras de RCP. Sin embargo, murió más tarde en el hospital.

El sábado, los agentes realizaron un rastrillaje en el perímetro donde ocurrió la tragedia y encontraron el cuerpo del padre, que era buscado por las autoridades como el autor del intento de asesinato. Según el citado medio, el hombre tenía antecedentes y había violado la libertad condicional.

"Esta es una situación bastante impactante, no solo para la familia sino también para la comunidad. Fort Erie es pequeño y lo que mucha gente quiere saber es, ¿por qué pasó esto? Los detectives están trabajando con la oficina del forense para tratar de establecer por qué y tratar de explicarlo un poco mejor", manifestó el oficial Phil Gavin tras lo ocurrido.

Fuente: TN