JOSÉ DE SAN MARTÍN (ADNSUR) - El 2 de julio a la madrugada fue iniciado intencionalmente un incendio en una vivienda en la que se encontraba sola una mujer con retraso madurativo. La víctima llamó a la policía, logrando de este modo salvarse de las llamas. Momentos después fue aprehendido el imputado y desde entonces permanece cumpliendo prisión preventiva, medida que ahora fue extendida, a pedido de la Fiscalía, hasta la audiencia preliminar.

La víctima es una mujer con retraso madurativo, respecto de la cual el imputado tuvo una medida judicial de prohibición de acercamiento. La medida se venció el día anterior al hecho.

El 2 de julio a las 3:15 aproximadamente, el imputado, un hombre de 76 años, habría forzado la ventana de la vivienda y arrojó al interior una botella con líquido combustible. Rápidamente provocó llamas que comenzaron a expandirse por el dormitorio. La Fiscalía sostiene que la intención del sujeto era darle muerte a la mujer, principal testigo de la investigación que se sigue en su contra por abuso sexual.

La víctima llamó a la policía, alertando que el imputado estaba en el patio de la vivienda molestando. Cuando los efectivos policiales llegaron al lugar, vieron que estaban las luces apagadas. Al acercarse escucharon los gritos de auxilio y vieron las llamas en el interior. Debieron forzar la puerta de ingreso, para encontrar a la víctima sentada en un rincón, gritando desesperada por lo que estaba viviendo.

Parte del personal salió en busca de algún medio extintivo para combatir el fuego, en el camino, a 200 mts de la casa, vieron al imputado que corría en dirección opuesta. En esas circunstancias fue aprehendido.

La funcionaria Julia Mateos y la fiscal María Bottini, argumentaron ante el juez la necesidad de mantener la prisión preventiva por entender que es la única manera de evitar que el imputado se fugue u obstaculice la investigación. Mateos se explayó sobre la doble vulnerabilidad de la víctima, tanto por su condición de mujer como por su retraso madurativo, también puntualizó que en la determinación del riesgo, se obtuvo uno de los índices más altos de las evaluaciones realizadas por el SAVD.

El juez José Colabelli, valoró las particulares características del hecho, el antecedente de incumplimiento de las indicaciones judiciales de prohibición de acercamiento, entre otros elementos, para concluir que en caso de estar en libertad, el imputado podría no acatar la orden judicial. Por peligro de fuga y entorpecimiento, dispuso la continuidad de la prisión preventiva hasta la audiencia preliminar.