CHOLILA (ADNSUR) - Una patrulla compuesta por tres gendarmes, perteneciente al Grupo Cholila de GNA, acudió hasta la zona donde presumían se hallaban atrapados padre e hijo. Debió accionar un operativo de desplazamiento por la zona mencionada una comitiva de rescate de alta montaña desde el Escuadrón El Bolsón, previas ordenes operativas diligenciadas desde el Comando de la Región V “Bahía Blanca”.

Según lo reconstruido, el día anterior habían cumplido su objetivo de trasladar una casilla rodante hasta el paraje La Veranada, destinada a refugiar a tres hombres que se encuentran trabajando en un puesto ganadero. Al tratar de retornar a Esquel fueron sorprendidos por el temporal de lluvia que afectó a la cordillera durante las últimas horas y el camino barroso encajó el pesado rodado.

No obstante, el domingo 29, con el vehículo de uno de los operarios, lograron trasladarse hasta la ciudad donde residen y volvieron por la tarde con un criquet para tratar de sacar el camión. destacó Diario Jornada. 

Como tampoco fue suficiente desistieron de su intención. Sin embargo ya no pudieron escapar del lugar porque pronto comenzó a nevar con intensidad y quedaron varados, por lo cual debieron pernoctar nuevamente dentro del vehículo.

Ya en la mañana de ayer lunes, el chofer logró comunicarse con la guardia de la fuerza de seguridad, manifestando su preocupación por que su padre “tiene problemas en las rodillas y se le dificulta caminar”. Cuando llegaron al punto de crisis, asistieron al hombre de 77 años y a su hijo. Ambos están fuera de peligro pese a haber soportado con creces las dificultades del clima: una intensa nevada, viento y temperaturas bajo cero.

Un médico perteneciente a la misma fuerza los atendió durante el traslado. Cabe destacar que desde la Sección Operativa de Vuelo, se dispuso que un helicóptero de GNA, saliera desde su base posicionada en Trevelin, situación que facilitó el éxito del operativo de rescate.

El rastrillaje fue positivo y a las pocas horas lograron trasladar a los protagonistas hasta el destacamento local, donde “fueron atendidos por el médico Raúl Paiva, quien constató su buen estado sanitario, y también se les brindó una bebida caliente y comestibles”, se indicó. La brigada estuvo integrada por el alférez José Chacón, el sargento Benito Luque y el cabo Cristian Tejerina.