CONCORDIA (ADNSUR) – El lunes Lilian Noemí Godoy llamó a un service para que le arreglen un lavarropas en su vivienda, ubicada en Concordia. Pero el supuesto técnico la mató e hirió a su hija de 4 años, que se debate entre la vida y la muerte en el Hospital Masvernat, en esa ciudad entrerriana.

La víctima tenía 46 años, era profesora de música y trabajaba en la Escuela Nina Juan María Gutiérrez.

Ante ruidos extraños en la propiedad, una vecina dio aviso a la Policía. "Nos enteramos por llamados de una vecina que escuchaba ruidos y gritos de la casa de al lado, por lo que fue enviada una mujer policía, quien fue atendida por un hombre que le manifestó con total frialdad: 'no pasa nada, aquí está todo tranquilo'”, aseguró el jefe de Policía de Concordia, comisario Jorge Cancio.

"La funcionaria, dudando de la palabra del hombre, ingresó a la vivienda y se encontró con la mujer ensangrentada y herida, tirada en el piso de la casa, mientras que en el baño encontró a una niña lesionada, por lo que llamó a una ambulancia y pidió refuerzos, mientras detenía al hombre, en previsión de que pudiera darse a la fuga", señaló el comisario.

Según comunicado policial, desde el hospital informaron que la víctima presentaba heridas cortantes en rostro y fractura de cráneo con hundimientos frontal y neumotórax izquierdo; en tanto la menor, tenía heridas cortantes en rostro y fractura múltiple de cráneo, quedando internada en UTI pediátrico. A las 19:30 horas confirmaron que, lamentablemente, la persona adulta había fallecido producto de las graves heridas".

Interviene en el caso el fiscal Fabio Zabaleta, quien dispuso la prisión preventiva del detenido, acusado ahora de homicidio y orientó el trabajo de criminalística.

Según informó Telefé Noticias, del lugar del hecho secuestraron una pala ancha, un cuchillo tipo Tramontina, un teléfono celular, una motocicleta y una mochila, con documentación del masculino.

Por otra parte, el jefe policial descartó cualquier tipo de relación de pareja o amorosa de parte de la víctima y el victimario.

El criminal tiene 25 años y se dedica al arreglo de electrodomésticos; por otra parte se sabe que la víctima llamó a este hombre para que le arregle el lavarropas.