COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - Este viernes a la mañana se llevó a cabo la tercera jornada del juicio oral y público por el homicidio del pescador Gustavo Fozziano, ocurrido el 22 de abril de 2018, en la zona de Rocas Coloradas, que tiene como imputados a Fabián Hernández y Nicolás Núñez. Siete fueron los testimonios receptados en la fecha y el lunes se retomará el debate.

El primer testigo de la fecha, vecino de Caleta Córdova, manifestó que aquella noche del hecho participó del torneo de truco en el Club y también escuchó que “El Piji” les comentó a sus tíos, Fabián Hernández y Nicolás Núñez, que había tenido problemas. Luego decidieron que iban a ir a ver quién era el que tenía problemas. Se dirigieron hacia el lugar y cuando llegan al rancho había dos personas adentro. Él se quedó en la puerta y Fabián empezó a discutir, luego se dirigió a la camioneta con Nicolás. Escucharon gritos y alguien que dijo: ´que la corten, que vienen a bardear´. Inmediatamente se escuchó un disparo y luego se subieron Nicolás y Fabián y ellos les preguntaron “¿qué pasó, qué hicieron?”, y les respondían “nada, nada”. Luego se volvieron a Caleta Córdova y al otro día se enteró de lo sucedido por Facebook.

Otro de los testimonios recibidos fue el de un pescador que aquella madrugada del hecho llegó al lugar a pescar, momentos posteriores al homicidio. Le pareció raro ver ropa tirada en el suelo y manchas de sangre. Enseguida llegó la policía, recordó, y luego participó del acto como testigo de actuación.

Asimismo, declaró un oficial inspector de la policía que al momento del hecho se encontraba de Oficial de Servicio de la Seccional de Km. 8. Recordó que recibieron un llamado del Centro de Monitoreo que le informaba de un masculino muerto en el interior de un vehículo camino a Rocas Coloradas. Se dirigieron al lugar y encontraron a dos personas, un de ellas muy alterada, que decía “mi tío está muerto, lo mataron”. Había tratado de trasladarlo hacia el Hospital pero la camioneta se le rompió. Realizó una inspección ocular del rodado y constató, con personal del Hospital, el cuerpo de una persona con dos heridas en el sector del cuello y un corte en la mejilla.

El tribunal de debate estuvo integrado por los jueces Daniela Arcuri, Raquel Tassello y Jorge Odorisio; por el Ministerio Público Fiscal se hizo presente Adrián Cabral, fiscal general; en tanto que los imputados Núñez y Hernández fueron defendidos por Mauro Fonteñez, abogado particular de los mismos. También se hicieron presentes profesionales del SAVD acompañando a familiares de la víctima.

El homicidio del pescador Gustavo Fozziano

El ilícito contra la vida ventilado en el debate ocurrió el pasado 22 de abril de 2018, cuando siendo aproximadamente las 05:50 horas., en circunstancias en las que dos testigos se hallaban durmiendo en el refugio denominado La Horqueta, que se ubicada pasando el sector de “Rocas Coloradas”, a unos 25 km. al Norte del Barrio Caleta Córdova. Arribó Fabián Hernández, quien conducía una camioneta tipo jeep, color blanco, modelo Mitsubishi, junto a Nicolás Núñez, quien llevaba consigo un arma de fuego. Tres personas ingresaron de forma sorpresiva y comenzaron a golpear a uno de los presentes, previo pedirle Fabián Hernández a uno de ellos que se retirara del lugar, quedándose Nicolás Núñez en la puerta del refugio.

Seguidamente, Gustavo Fozziano, quien se hallaba durmiendo en su camioneta Zuzuki, color negro, tipo Jeep, con su sobrino, junto al refugio, al escuchar los gritos, descendió del rodado y se dirigió hacia la entrada del rancho a los fines de interiorizarse qué ocurría. Ante lo cual Nicolás Núñez, quien se hallaba en la puerta del refugio sin mediar palabra alguna comenzó a efectuarle golpes de puño sobre el lateral izquierdo del rostro y con claras intenciones de darle muerte le provocó dos heridas punzo – cortantes  en la región lateral derecha del cuello, afectándole la yugular y carótida, quedando Fozziano aún de pie, momento en el cual logró alejarse pocos metros, circunstancia en la cual Núñez le efectuó un disparo de arma de fuego con orificio de entrada en cara antero lateral izquierda del cuello. Provocándole con ello un shock hemorrágico irreversible por herida de arma de fuego y herida de arma blanca, lo que le ocasionó su muerte de forma inmediata.

Inmediatamente, Nicolás Núñez, se subió a la camioneta, conducida por Hernández, quien con el fin de procurar su huida, lo sacó del lugar en su camioneta junto a otras tres personas y con el arma de fuego que hasta el momento no ha sido habida.

El hecho fue calificado jurídicamente como  “homicidio agravado por el uso de arma de fuego” en calidad de “autor” para Núñez y de “partícipe necesario” para Hernández.