PARANA - El juez del Tribunal de Juicios y Apelaciones de Paraná, José María Chemes, condenó este martes a un año de prisión condicional al sacerdote Mario Gervasoni, acusado de haber incurrido en falso testimonio en el proceso al sacerdote Justo José Ilarraz, quien fue condenado a 25 años de cárcel por abuso y corrupción de menores.

El fiscal Juan Francisco Ramírez había solicitado una pena de un año y seis meses de prisión condicional durante el juicio oral y público, mientras que el abogado defensor, Guillermo Vartorelli, solicitó su absolución.

Gervasoni fue acusado de "falsedad" y "reticencia" durante su declaración como testigo en la etapa de instrucción de la causa Ilarraz, el sacerdote que estuvo a cargo de una parroquia en Tucumán tras haber sido denunciado por abuso sexual y corrupción de menores.

La condena "es la mínima prevista y no está firme", dijo a la agencia Télam el abogado defensor de Gervasoni, por lo que luego de conocer los fundamentos "vamos a apelar" el fallo.

"Las víctimas siempre fueron manipuladas" por la Iglesia, dijo un denunciante del cura Ilarraz

También el religioso fue condenado por dos años a cumplir normas de conducta, que son "de rigor, no mudarse de domicilio por ejemplo", detalló Vartorelli.

El cura se presentó como testigo el 8 de abril de 2015, cuando se le consultó si "había tomado conocimiento a fines de los años 1980 o mediados de los 90" sobre los abusos cometidos por Ilarraz o de "algún hecho delictivo" dentro del Seminario de Paraná.

"No, ninguno", respondió el secretario privado del arzobispo de Paraná, Juan Alberto Puiggari, ante la jueza de transición Paola Firpo.

Fuente: La Gaceta