SANTIAGO DEL ESTERO (ADNSUR) - El hecho sucedió en una ciudad de General Taboada, en Santiago del Estero. En las ultimas horas la policía realizó allanamientos y detuvo a dos hombres, padre e hijo, que quedaron imputados por “abuso sexual con acceso carnal”.

A pesar del hermetismo con el que la fiscal Cecilia Rímini instruye la causa, se sabe que todo se originó cuando la ausencia del chiquito de su casa fue advertida por su madre, quien notó que no estaba durmiendo en su habitación y salió a buscarlo.

A los pocos minutos, lo habría encontrado mientras salía de una zona montuosa seguido por un adolescente de 15 años, detalló diario El Liberal.

De regreso a su casa, la mujer condujo al baño al niño y al desnudarlo para ducharlo notó signos inequívocos de abuso. 

Inmediatamente lo llevó a un médico, quien le habría confirmado que el menor presentaba cuadros de abusos.

Fue entonces cuando la mujer formalizó la denuncia y en minutos los policías se lo informaron a la fiscal Cecilia Rímini, quien articuló las dos columnas vertebrales de un proceso: pericias médicas y el testimonio del niño en Cámara Gesell.

Ante los psicólogos y Rímini, el nenito habría relatado que hace tiempo que le hacían cosas malas. Con su lenguaje, y hasta por medio de señas, habría confiado a los funcionarios que cinco hombres lo llevaban al monte.

“Él es malo”, habría ahondado al describir al mayor de todos, un adulto de 46 años y padre de al menos dos de los cinco investigados.

Rímini requirió la detenciones de dos personas. 

La policía realizó allanamientos este miércoles por la mañana. 

El mayor y un hijo suyo, de 18 años, fueron detenidos e imputados por “abuso sexual con acceso carnal”, según informó el mismo medio.

La fiscal habría instado a los expertos a un tratamiento y seguimiento de los tres menores, ya que debido a su edad no pueden ser sometidos a proceso legal.