CAPITAL FEDERAL (ADNSUR) - Dos jóvenes de 34 y 33 años fueron condenados este lunes a prisión perpetua en un juicio oral en Rosario, acusados de haber asesinado en 2016 a un joven futbolista en un hecho ligado a las drogas, informaron fuentes judiciales.

El tribunal integrado por los jueces Martín Becerra, Ismael Manfrín y Juan Carlos Curto condenaron a reclusión perpetua a Omar Darío Motier (34) como autor material de asesinato de Fabricio Zulatto (21) y a Andrés Soza Bernard (34) como instigador.

La pena impuesta coincide con lo solicitado en su alegato por la fiscal del juicio oral, Georgina Pairola, quien acusó a los dos imputados por el delito de "homicidio calificado por precio o promesa remunerativa, agravado por el uso de arma de fuego".

Al momento del crimen del joven que jugaba al futsal en Newell's Old Boys de Rosario, en 2016, Soza Bernard cumplía en libertad una condena a trece años de prisión por el asesinato de su novia, Gabriela Núñez (16), ocurrido en agosto de 2008.

También enfrenta un proceso federal por comercio de drogas que le fueron secuestradas en su domicilio cuando fue detenido como sospechoso del asesinato de Zulatto, recordaron voceros judiciales.

Fabricio Zulatto desapareció el 9 de agosto de 2016 luego de avisarle a su madre que salía en su auto a comprar un cargador de celular, tras enviarle un mensaje por Whatsapp a su novia, que estaba en el exterior.

Tras no tener noticias de él, la familia denunció su desaparición al día siguiente y un grupo de amigos del joven encontró el auto en Suipacha al 700, en el centro de Rosario.

De acuerdo a la investigación, un video de una cámara ubicada en esa cuadra filmó cuando una persona dejaba el vehículo estacionado y descendía por la puerta del acompañante.

Ante su difusión pública por parte de la Fiscalía, los amigos de Zulatto identificaron a esa persona como "Andrés", un "transa" al que le solían compraban drogas cerca de la Terminal de Ómnibus de esta ciudad, explicaron los investigadores.

Esos testigos señalaron ante la Fiscalía que Zulatto solía llevarlo a "Andrés" en su auto hasta el búnker que administraba en la zona noroeste de Rosario, en Génova al 2100.

Según la causa, la policía arrestó en ese lugar al cartonero "Pilo" Motier y el 11 de agosto encontró en el mismo sitio el cuerpo de Zulatto enterrado en el baño de un rancho.

La autopsia determinó que el joven había recibido tres disparos en la cabeza, informó Télam. 

También fue detenida otra personas que habría ayudado a tapar el pozo donde enterraron a la víctima, que fue acusada por encubrimiento, aunque no llegó a juicio.

Los amigos de la víctima testimoniaron que Zulatto había tenido una discusión con Soza Bernard unos meses antes del crimen, lo que habría motivado la decisión del "transa" de pagarle al cartonero para matar al joven futbolista.