BUENOS AIRES (ADNSUR) - Una historia viral que se utilizó recaudar fondos terminó siendo una estafa y ahora sus protagonistas ahora podrían ser condenados a más de 30 meses de prisión, confirmó Clarín.

El hecho ocurrió en Estados Unidos, y la historia fue mundialmente conocida: una joven, identificada como Kate McClure, se queda sin gasolina en una autopista y recibe la ayuda de Johnny Bobbitt Jr, un indigente que le da sus últimos 20 dólares para ayudarla a volver a su casa. La mujer conmovida por el gesto hace viral el suceso e inicia una campaña en la página "GoFundMe" para ayudar al indigente. En apenas nueve meses logra recaudar unos 400.000 dólares.

Este viernes, Bobbitt Jr. -un ex militar estadounidense de 36 años- se presentó ante un tribunal estatal de Nueva Jersey y se declaró culpable de formar parte de un plan junto a McClure y su entonces pareja para robar mediante el engaño el dinero de unos 14.000 donantes.

El hombre aceptó su delito y accedió a testificar contra los otros participantes de la estafa, por lo que se espera que sea sentenciado a cinco años de prisión conmutables por un programa de rehabilitación para adictos a drogas.

Según los fiscales, Bobbitt, McClure y su novio, Mark D'Amico, crearon una falsa historia para recaudar fondos y repartirse el dinero. Sin embargo, una vez que la campaña se hizo viral y apareció en televisión, la pareja comenzó a gastarlo.

Los novios dedicaron parte de los fondos a vacaciones, juegos de azar y compras de lujo, pero Bobbit solo recibió una casa rodante y unos 25.000 dólares, que gastó principalmente en drogas. Este habría sido el motivo para denunciar la estafa. 

El miércoles, Bobbitt y McClure, que tiene ahora 28 años, se declararon culpables de delitos federales por planear, respectivamente, un blanqueo de dinero y un fraude electrónico. Él se enfrenta por ello a hasta 30 meses de prisión y ella a 33. McClure y D'Amico, de 39 años, están imputados también a nivel estatal por urdir un robo con engaño, como Bobbitt.