VIEDMA (ADNSUR) - Un fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación comenzó a circular hace algunos días en los tribunales y no justamente por su contenido jurídico sino por un detalle que no pasó desapercibido.

 

 

Se trata de un hábeas corpus que involucra a una persona “con padecimiento mental” en un caso en el que intervino el Juzgado de Familia N° 11 de Roca y el N° 7 de Bariloche.

El recurso de queja había sido interpuesto por la Defensora General de Río Negro, María Rita Custet Llambí, al Superior Tribunal de Justicia hasta que llegó a la Corte Suprema de Justicia de la Nación. 

Más allá de la cuestión jurídica, llamó la atención la resolución -que lleva la firma de los jueces Carlos Rosenkrantz, Juan Carlos Maqueda, Ricardo Lorenzetti, Horacio Rosatti y Elena Highton de Nolasco- ubica a la ciudad de San Carlos de Bariloche en la provincia de Neuquén.

“Por ello, oída la señora Defensora General de la Nación, se desestima esta presentación directa. Exhórtese al Juzgado de Familia n° 11 de General Roca, Provincia de Río Negro y al Juzgado de Familia n°7 de San Carlos de Bariloche, Provincia del Neuquén, en los términos del presente, a cuyo efecto líbrese el oficio pertinente con copia de la presente sentencia. Notifíquese y, oportunamente, archívese”, dice, según indica este viernes el diario Río Negro.