CAPITAL FEDERAL (ADNSUR) - En medio de la violencia que se vive en Bolivia, este viernes por la tarde hubo enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad y grupos cocaleros en los que murieron ocho personas y otras 100 resultaron heridas. Por primera vez desde que se inició el conflicto, los militares bolivianos reprimieron a mansalva ante manifestantes armados y se desató una batalla campal.

La información fue confirmada por el representante en Cochabamba de la Defensoría del Pueblo de Bolivia, Nelson Cox. "Penosamente tenemos cinco (muertos) en Sacaba", afirmó y aseguró que los heridos fueron trasladados al hospital México de Sacaba -ciudad vecina de Cochabamba- "con heridas de bala", y murieron antes de llegar.

Según consignó TN, sostuvo que las fuerzas conjuntas de policías y militares llevaron a cabo una acción "desproporcionada" ante la manifestación, que en días precedentes ya registró heridos de bala entre quienes protestaban.

Los heridos fueron evacuados a varios centros de salud, los más graves al hospital Viedma de Cochabamba, detalló y afirmó que las fuerzas de seguridad en los puntos de control no dejaron pasar ambulancias que transportaban heridos.

"He estado instando todos los días para evitar que haya movilizaciones, no solamente que no sean violentas, sino evitar movilizaciones", resaltó Cox. Desde el día domingo ha habido "una escalada de intervenciones de las fuerzas conjuntas, policiales y de las Fuerzas Armadas que han tenido de forma desproporcional sus intervenciones", concluyó.

Los enfrentamientos ocurrieron cuando un gran número de cocaleros procedentes delas cercanías de Cochabamba intentaba ingresar en la ciudad, donde las fuerzas del orden habían instalado controles en los accesos. Los manifestantes tienen como destino final La Paz para apoyar marchas a favor de Evo Morales, que el pasado domingo renunció al poder y está asilado en México.