El crimen de Fernando Báez Sosa está en boca de todos. El terrible suceso se registró el sábado pasado por la madrugada y desde ese día es el tema de conversación en la calle, bares, medios de comunicación y en cada lugar en donde hay grupos de personas.

El joven de 19 años salía de un local nocturno en la localidad balnearia Villa Gesell cuando fue interceptado por 10 rugbiers quienes lo  golpearon brutalmente hasta la muerte. Este episodio puso bajo la lupa al deporte de la guinda. Fueron criticados los jugadores y el deporte en sí.

Por este motivo, Pasta de Campeón y ADNSUR decidieron hablar con personalidades del rugby de Comodoro Rivadavia para que puedan dar su punto de vista con este terrible hecho y sobre cómo está siendo analizado en estos momentos su disciplina.

Diego Ríos, Head Coach de Comodoro Rugby Club; Julián Ciancio, dirigente de Calafate RC y Diego Fueyo, dirigente y Head Coach de Deportivo Portugués, dieron su punto de vista:

Diego Ríos, Head Coach de Comodoro RC:

Como sociedad repudiamos los hechos sucedidos. Como gente de rugby y de bien, lo único que podemos hacer es repudiar estos hechos. La violencia es un problema que no distingue si haces un deporte o si haces otro. No distingue clases sociales, la violencia es violencia y no hace falta pertenecer a algún tipo de encasillamiento para ser violento. El que lo es, lo es jugando ajedrez, haciendo taekwondo, jugando al fútbol y la verdad es que me parece que no tiene nada que ver con nuestro deporte.

Tengo la posibilidad de ser profesor de educación física y ver la violencia en todos los ámbitos y no por eso encasillar. Sobre todo cuando uno sabe cómo se trabajan  en los clubes, o en la Unión de Rugby. Tengo la chance de tener buena relación con todos los clubes y ninguno de los que me toca visitar como entrenador de puestos del seleccionado veo que bajen esta línea de violencia.

Hay que hacer un trabajo primero desde las casas. Si bien en las escuelas instituciones deportivas  no están ajenas a lo que atraviesa la sociedad como problemas de alcohol, adicciones, violencia familiar, de género, es una cuestión en donde los que intervenimos educando a los chicos tenemos que trabajar muy fuerte y el estado no debería estar ajeno a esto.

Tiene que abordarse desde las disciplina. Tiene que ser interdisciplinar donde se ataquen los factores que puedan llegar a llevar a un acto de violencia. Creo que en la contención, en la gente que lo necesita. Los chicos están en etapa de vulnerabilidad donde por pertenecer se meten en ciertas cosas y eso seguramente lleva a estos hechos de violencia.

Julián Ciancio, Head Coach de Calafate:

En primer lugar quiero solidarizarme con la familia y los amigos del joven asesinado  que es de público conocimiento. Condeno obviamente lo sucedido y ojalá se haga justicia para que pueda descansar la víctima en paz y su familia y amigos poder estar tranquilos ya que nada va a volver a ser igual obviamente.

El hecho hoy en día está en boca de todos los medios y en boca de la sociedad y no es mi idea defender el rugby, que es el deporte que amo y practique oficialmente 19 años de mi vida en Buenos Aires y España y hoy es mi trabajo en Comodoro Rivadavia. Siempre que pasa algo con jugadores de rugby en el medio la noticia llama la atención e impacta, porque es un deporte siempre relacionado socialmente con la violencia.

Creo que es momento de pensar y reflexionar, lamentablemente con un joven muerto y hacernos cargo como sociedad que estamos mal, que estamos enfermos, un chico sale a bailar y termina enterrado en un cementerio. Creo que la primer formación, educación, crianza viene obviamente de la casa de cada uno. Ahí te dan los valores, los principios, la forma en la que hay que manejarse en la vida, lamentablemente hace años vemos como esa primer estructura, la casa, la familia no cumple ese rol de formador en edades tempranas, padres ausentes por temas laborales, económicos o porque las familias tradicionales ya casi no existen, padre, madre e hijos. Ese momento que es clave se va perdiendo o desvirtuando poco a poco.

Luego viene la etapa de la educación formal, la escuela, con todas las situaciones que hay en ese lugar y luego la educación informal, que puede ser un club de rugby. Hoy soy la persona que soy por mi familia, por mis maestras y por mi club de rugby creo, con mil defectos, pero me considero una persona de bien entre otras cosas gracias al rugby y sus valores que me acompañan hace más de 23 años.

Lamentablemente se mezcla en el camino de los chicos las tentaciones, los excesos, lo prohibido, probar y se llega a situaciones de total descontrol. Acá en Comodoro desde que llegue el año pasado veo en el club y en la Unión chicos muy sanos, muy respetuosos, siempre se lo digo a todo el mundo y fue una de las primeras cosas que me llamo la atención, hasta mitad del año pasado había chicos de juveniles que no me tuteaban, me seguían tratando de usted por educación y por el rol que ocupo en el club.

El año pasado no tuvimos grandes problemas de disciplina tanto adentro como afuera de la cancha y cada vez que paso algo se habló y se resolvió. Esconderlo no es la solución. En Buenos Aires por ahí la realidad es diferente, veo que desde cada vez más temprano los chicos acceden al alcohol a la droga, es muy fácil conseguir algo para tomar o fumar, casi natural para un chico de 13 14 años en adelante. Eso hace que los chicos pierdan la ingenuidad de un chico y vayan por más y el descontrol se potencie y se llegue a situaciones muy violentas.

Hay chicos impecables pero cada vez pasa más que los jóvenes estén involucrados en casos de esta índole y no solo rugbiers, sino todos, pero la noticia impacta. Todos los que formamos parte del mundo del rugby estamos muy tristes y es momento de hacer algo: los dirigentes, los entrenadores, los veteranos, los adultos, educar a los chicos, formarlos, criarlos, transmitirle valores y marcarle claramente lo que está bien y lo que está mal. Lamentablemente hay un chico asesinado y estamos todos muy dolidos, pero hay que hacer algo ya, sino esto va a volver a pasar.

Diego Fueyo, Head Coach de Portugués:

Me parece lamentable, no se puede entender algo así. ¿Qué se le pasa por la cabeza a alguien para golpear hasta matar a otro? En este caso además fueron 10 los agresores. Solo se me ocurre que son bestias, sin autocontrol, sin conciencia de lo que es una vida. Ojalá que haya una condena ejemplar porque  no podemos acostumbrarnos a recibir este tipo de noticias.

Creo que se opina con una violencia verbal de magnitud similar a la violencia física que se repudia. Estamos como sociedad en un momento donde la famosa grieta nos toca a diario en todos los acontecimientos, es blanco o negro, no hay grises. Se relaciona al rugby con una clase social (erróneamente) y se le pega al deporte porque de esa forma le pego a la clase social, al rico, al que está del otro lado de la grieta. Pero por ejemplo en mi club, tenemos una cuota baja, damos de merendar, damos clases de apoyo, no hay un solo tipo de clase alta en todo el club y hoy así hay 600 clubes.

Hay que entender que hay gente mala e inconsciente en todos lados, hoy el rugby es el deporte número dos  en cantidad de federados en todo el país. Como no va a haber gente mala también en el rugby. Es un deporte bárbaro, lleno de valores pero salen del club y van a la casa, a la escuela, a la calle, culpar al rugby es no querer ver que el problema es social.

Nosotros no pensamos hacer nada distinto, porque el respeto por el otro lo inculcamos todos los días. No estamos exentos a que nos pueda pasar en el club, pero laburamos todos los días para tener una sociedad mejor, de respeto mutuo.