La 26° jornada de la Liga de Segunda División de España contó con un hecho increíble y con tintes de comedia. El protagonista fue Cristóbal, mediocampista del Fuenlabrada, quien aunque cueste creerlo fue expulsado dos veces en el duelo frente al Girona.

Promediando el segundo tiempo, con su equipo perdiendo 1 a 0 (ése sería el resultado final), el volante fue expulsado por el árbitro tras una dura entrada sobre Álex Granell. Sin embargo, alertado por sus colegas del VAR, el juez decidió revisar la jugada y dar marcha atrás. Así, Cristóbal volvió de los vestuario y fue apenas amonestado por el árbitro.

Pero lo que pasó después fue insólito. El mismo Cristóbal comenzó a insultarse con Granell, el otro protagonista de la jugada en cuestión y ambos se pusieron cara a cara en medio de insultos y gestos.

¿Qué hizo el árbitro? Lo lógico, amonestó a ambos por esa actitud y así Cristóbal, que recién había vuelto al campo, volvió a ver la roja ante la incredulidad de sus compañeros.